1 jun. 2009

El ratón de Laviana. Alfredo Gómez Cerdá y Elisa Arguilé

Cuando el libro estaba en la parte más interesante, cuando apenas quedaba nada para terminar, Valerio descubrirá que el ratón de Laviana, en concreto el ratón de la biblioteca de Laviana, se ha comido las cuatro últimas páginas. Desesperado, le pondrá una trampa, lo perseguirá y finalmente llegará a un peculiar acuerdo con él.
Un libro tan delicioso como los bartolos (quien quiera saber lo que son, que lea el libro o que vaya a Pola de Laviana y pregunte por ellos).
Las ilustraciones de Elisa Arguilé son muy originales, de apariencia sencilla, casi esquemática, pero con numerosos detalles y pequeñas variaciones cargadas de significado.
Como curiosidad diré que este cuento comparte escenario (Pola de Laviana) y un personaje real (la maestra y apasionada de la literatura Rosa Serdio) con uno de los libros más originales de Alfredo: Las trenzas de Luna.

0 comentarios:

Publicar un comentario